fbpx FassThink | Espacio de encuentro de profesionales de la salud
Cuento sobre los hábitos – Una isla llamada Salud
13 octubre, 2016
Receta Fass: Tarta de falafel con ensalada de col lombarda, aguacate y manzana
16 marzo, 2017
Mostras todas

Entrevista a Carlos Casabona, Pediatra, sobre la Obesidad Infantil.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) califica la obesidad infantil como uno de los problemas más graves de salud pública del siglo XXI.

Las cifras mundiales son, cuanto menos, alarmantes: 42 millones en 2013 (en referencia a lactantes y niños, de 0 a 5 años). Y si se mantiene esta tendencia, la previsión es desoladora, pues aumentaría a 70 millones para el año 2025.

¿Realmente queremos futuros adultos que sufran las comorbilidades de esta patología (resistencia a la insulina, algunos tipos de cáncer…)? ¿Podemos hacer algo al respecto?

En FassThink, queremos compartir con vosotros la opinión de expertos en el tema. De aquellos profesionales que, día a día, ven reflejados los datos que anteriormente citábamos.

En esta ocasión, hemos tenido la oportunidad de adentrarnos en la consulta del pediatra Carlos Casabona para realizarle algunas preguntas. Carlos es un profesional comprometido en mejorar salud de los más pequeños. No solo como parte de su ejercicio profesional, sino también como divulgador en redes sociales (@carloscasabona), en su blog (http://www.tueligesloquecomes.com/), y recientemente, a través de la publicación de su libro (“Tú eliges lo que comes”).

Recogemos su punto de vista en la siguiente entrevista, que agradecemos enormemente.

1. Su libro, “Tú eliges lo que comes”, ofrece algunas claves para promover la alimentación saludable. Si tuviese que quedarse solo con dos consejos para dar a los padres sobre la alimentación de sus hijos, ¿cuáles serían?

a) Comprar más en el mercado tradicional y menos en el supermercado, para poder elegir, de este modo, alimentos sin procesar, sin etiquetas y de proximidad. b) Ser ejemplo diario para los hijos, comiendo en familia alimentos saludables sin que haya en los armarios de las casas productos insanos (galletas, patatas fritas…).

2. La obesidad es una enfermedad en la que intervienen múltiples factores, como el entorno alimentario, en el que la industria juega todas sus cartas. ¿Hasta qué punto nosotros elegimos lo que comemos?

Depende bastante del nivel cultural y socioeconómico de las familias, ya que las alegaciones de salud en mensajes coloridos y con grandes caracteres que figuran en los paquetes influyen más en personas con menos formación. Por eso, el sobrepeso y la obesidad siguen avanzando en estos grupos, en los que el poco tiempo para comprar, cocinar y estar bien informado hace que no elijan con verdadera libertad, pues tienen jornadas largas laborables con trabajos más pesados y tienden a elegir comida rápida y barata. Por eso, en el último estudio Aladino (2015), la cifra global de EPI (exceso de peso infantil que comprende sobrepeso y obesidad) ha bajado ligeramente, porque ha descendido en las capas media alta y alta, pero en las bajas ha seguido aumentando de manera evidente.

3. A diario nos llegan mensajes de algunos compañeros D-N preocupados por la desactualizada información que dan algunos sanitarios a los padres. Aconsejar el consumo de galletas o cereales, o incluso promocionar la lactancia artificial, son algunos ejemplos. ¿Por qué cree que continúan dando estas recomendaciones?

La edad media de muchos sanitarios, tanto pediatras como enfermeras, que trabajan con niños en atención primaria en la sanidad pública es elevada y el uso que algunos profesionales hacen de las RRSS es limitado cuando no inexistente, en muchas ocasiones. Se han producido en los últimos años cambios espectaculares en paradigmas básicos nutricionales y hay cierta resistencia a derrumbar dogmas instaurados durante unos 30 años, pero la buena información y la actualización hoy en día circula deprisa y algunos "megacongresos" gigantes son patrocinados en gran parte por multinacionales del sector alimentario cuya oferta se basa —primordialmente— en productos muy procesados y poco saludables, por lo que estos congresos no son marcos ideales para recoger información nutricional que no tenga conflictos de interés. En cuanto a la promoción de la lactancia artificial, ahí no tengo ninguna duda en que la inmensa mayoría de sanitarios está por la promoción, apoyo y estímulo, desde el primer día de vida, de la lactancia materna, aunque pueda haber alguna oveja negra como sucede en cualquier colectivo.

4. En FassThink creemos en el proverbio que dice “si quieres llegar rápido, camina solo, pero si quieres llegar lejos, camina en grupo”. ¿Qué opina del trabajo interdisciplinar? ¿Qué profesionales considera imprescindibles en la prevención y tratamiento de los casos de malnutrición infantil?

Precisamente creo que la colaboración entre los DN, los pediatras y los psicólogos es clave para poder afrontar con garantías el inmenso y colosal reto de poder derrotar al EPI y, para ello, necesitaremos estar muy unidos, pues el enemigo es muy poderoso. Qué duda cabe que para que esta unión se exprese en todo su potencial, necesitamos que los DN se integren de manera urgente en la red pública de asistencia primaria, en todos y cada uno de los centros de salud del país. Esto conlleva una sincera y comprometida implicación de los poderes políticos para que favorezcan más la salud de la población que las cuentas de la industria alimentaria.  
Al comienzo de esta entrada, planteábamos una pregunta: “¿Podemos hacer algo al respecto?”. Carlos nos ha dado una de las claves: el trabajo del equipo interdisciplinar. La acción coordinada de diferentes profesionales de distintas especialidades (Medicina, Psicología, Ciencias de la Actividad Física, Nutrición y Dietética, Educación Infantil y Primaria…) hacia un mismo objetivo: preservar la salud de los niños y niñas.

El estilo de vida de la madre durante la gestación, la elección de la lactancia materna como primer alimento para el niño y de una alimentación complementaria basada en comida real, pueden reducir significativamente el riesgo de padecer obesidad en el futuro.

Debemos pensar de forma proactiva en la búsqueda de soluciones y actuar desde la prevención. Ya que, tal como explica la OMS, “cada aspecto del entorno en que los niños se conciben, nacen y crecen puede agravar sus riesgos de padecer sobrepeso u obesidad”.
¿Quieres profundizar más sobre otros aspectos de la nutrición infantil? La Escuela FASS te ofrece el Curso de Nutrición Infantil para sanitarios, con el que complementarás tu formación en nutrición infantil. ¡Te esperamos!

Curso de Nutrición Infantil para Sanitarios

Aprende de la mano de los mejores profesionales en nutrición infantil

#ObesidadinfantilFASS #NutriciónInfantilProfesionales #EscuelaFASS


AUTOR/A

Equipo de Fass